Moonrepair Moonrepair. Reparación de lunas a domicilio en Castilla y León

Reparación:

La reparación de vidrio laminado consiste en la inyección de una resina transparente entre las dos láminas del vidrio, haciendo que el daño sea prácticamente imperceptible, y la seguridad y resistencia de la luna exactamente igual que si fuera nueva.

Ventajas de la reparación:

  • Tiempo medio invertido en una reparación: 40 minutos.

  • No es necesario desmontar el parabrisas, con lo que evitamos problemas de filtración, adherencia, e inmovilización del vehículo.

  • El parabrisas recupera su resistencia y visibilidad original, evitando problemas durante la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).

  • Certificado de garantía de la reparación.

  • Una reparación cuesta entre el 8% y el 18% del coste de sustitución de una luna.

Proceso de inyección. Moonrepair. Reparación de lunas

La reparación de cristales es ya algo asumido por el mercado. Principalmente por las Cías. Aseguradoras y empresas con flotas.
La reparación ha sido ya asumida y aceptada por el mercado en los países más exigentes de Europa, EEUU y Japón. Pueden repararse hasta el 80% de los casos si se actúa a tiempo, y es un servicio muy demandado por flotas, Cías. Aseguradoras, particulares y toda la industria del automóvil.

Existen varias razones por las que es siempre mejor reparar que sustituir (siempre que sea factible la reparación):

  1. El ahorro llega al 80%

  2. Rapidez.

  3. La reparación mantiene el sello de estanqueidad original evitando filtraciones y ruidos en velocidad.

  4. La reparación no penaliza en la póliza de prácticamente todos los seguros por su bajo coste.

En resumen, la reparación proporciona al cliente :

  • Rapidez. Por la reparación a domicilio y evitar la entrada del vehículo al taller.

  • Comodidad. El cliente elige cuándo y dónde se hace la reparación.

  • Bajo coste.

  • Seguridad y garantía. Al evitar el cambio de luna, evitamos los problemas que esta operación puede acarrear, como filtraciones de agua, ruidos etc. muchas veces producidos por la falta de espera en los tiempos de secado de los selladores, o la mala disposición del cordón de mástico. El cambio de luna, nunca va a dar la garantía de estanqueidad de una luna salida de fábrica.